COOPERACIÓN SUR-SUR: PAUL BIYA RECIBE A UN EMISARIO DE OBIANG NGUEMA



Yaoundé y Malabo están reforzando su cooperación. El Jefe de Estado camerunés recibió este lunes 13 de septiembre de 2021 al Ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial. Gabriel Mbaga Obiang Lima fue el portador de un mensaje del Presidente Obiang Nguema Mbasogo dirigido a su homólogo camerunés.


Esta visita del ministro ecuatoguineano simboliza el fortalecimiento de las relaciones históricas entre ambos países. Esto en la eficacia de la aplicación de la Zona de Libre Comercio Continental de la Unión Africana (CFTAA). Camerún y Guinea Ecuatorial tienen la intención de hacer realidad este sueño panafricano, ofreciendo la posibilidad de cooperar no sólo en el plano diplomático-militar, como ha sido el caso durante muchos años, sino también el fortalecimiento de la cooperación económica.


El intercambio de experiencias en el ámbito de la minería y los hidrocarburos es una oportunidad que deben aprovechar estos dos países, que son los motores de la subregión centroafricana.


El pasado mes de julio, Gabriel Mbaga Obiang Lima fue recibido en audiencia por su homólogo camerunés Gaston Essomba Eloundou. De sus conversaciones se desprende que "los mercados de los dos países necesitan trabajar juntos para beneficiarse de las economías de escala y garantizar la rentabilidad de sus respectivas infraestructuras".


Yaundé y Malabo acordaron perfeccionar esta colaboración para reducir las tarifas de los productos y garantizar el abastecimiento continuo de ambos mercados.


Con una producción diaria de unos 206.000 barriles, Guinea Ecuatorial es el séptimo productor de petróleo de África. Los ingresos del petróleo han permitido que el país se convierta en uno de los más desarrollados del continente, sobre todo en materia de infraestructuras.


En Camerún, un decreto firmado por el Presidente Paul Biya el 14 de diciembre de 2020 creó la Société Nationale des Mines (SONAMINES), cuya misión es desarrollar y promover el sector minero. Este decreto puso fin al monopolio de las multinacionales, dando así al país la oportunidad de recuperar el control de uno de los sectores más importantes de su economía.